website statistics
BLOG: Mónica López
Una y otra vez…¡Levántate!

A pesar de que todos en algún momento hemos experimentado esa voz interna diciéndonos que deberíamos o no deberíamos hacer, muchas veces, terminamos haciendo lo contrario o lo que racionalmente es lógico. El resultado es fatal… y nos decimos “si yo sabía que” o “caray, como no le hice caso a esta corazonada”.

Los cinco sentidos suelen engañarnos, y podría decir más del tema, pero en realidad lo que quiero destacar es que estas vivencias, estos malos resultados además de hacernos sentir terribles (dependiendo del grado de culpabilidad de cada quién se cargue), nos llevan al arrepentimiento, nos conducen a comenzar a dudar de nosotros mismos, de nuestra capacidad de elegir bien, sentimos que no tenemos remedio, que nacimos defectuosos e incluso nos convencemos de que no podemos hacerlo de otra forma, que siempre terminamos regándola y nunca podremos cambiar. Como lo mencioné arriba, esta sensación, éste revolcarnos en el dolor y el arrepentimiento tiende a permanecer el tiempo proporcional a lo culposos o víctimas que decidamos ser… A veces es mucho más cómodo quedarse ahí que intentarlo una vez más, pero ¿Cuánto llevas cargando ese peso? Días, semanas, años…

Esta es una gran trampa del Oponente, del lado obscuro, del adversario o ego, como quieras llamarle y está ahí exactamente para impedir que te levantes una vez más y depende de nosotros si nos quedamos revolcándonos en la negatividad y torturándonos, o elegimos cambiar, sí.. es una elección.

El torturarnos una y otra vez, repasar en nuestra cabeza cada palabra del capítulo de la historia que nos tiene en el suelo y que elegimos vivir, difícilmente va a llevarnos a un lugar de paz y estabilidad, al contrario, cada día de nuestra vida se va complicando más y más, comenzamos a tener problemas en muchas otras áreas de nuestra vida, hasta que no tomamos responsabilidad por lo sucedido.

Si hay forma de remediarlo y confrontarlo, adelante… Si es necesario pedir disculpas y enmendarnos, ¡Wooow que gran oportunidad! Pero el paso al siguiente nivel y a la trascendencia está en cuestionarnos, ¿cuándo comenzaré a trabajar, a moverme para mejorar las cosas? Y hacerlo. ¿Cuándo comenzaré a moverme para que las cosas cambien?. Adoptar el compromiso de intentarlo de nuevo e intentarlo con más fuerza que antes es lo que nos reconecta con la Luz. No debemos olvidar o ignorar el daño que nuestras acciones negativas han causado, pero la perseverancia, la responsabilidad y la acción no es algo que deba posponerse.

No es fácil levantarse, pero al hacerlo sin duda salimos más fortalecidos, más grandes y habremos superado un desafío más de las muchas pruebas que vinimos a superar. Como dicen: Lo que realmente cuenta no son nuestros éxitos, sino lo que hacemos con nuestros fracasos.

Lo más popular de Mónica López...

El propósito de las relaciones

El Amor Incondicional

Infidelidad

¿Qué es la Libertad?