website statistics
BLOG: Toño Esquinca
Solsticio

Este sábado 20 de junio se celebra el Solsticio de Verano, que desde épocas ancestrales y en muchas prácticas espirituales representa una gran oportunidad para unir los corazones y manos en una celebración de Luz trabajando con las fuerzas del Sol, que son el más potente revitalizador del Ser por entero.

Podemos unir la intención y poner la atención para alinearnos con el Sol y con el centro del Universo. Hoy más que nunca necesitamos acceder a un nuevo nivel de conciencia, a una escala más elevada que nos permita llenar cada célula del cuerpo y cada electrón de nuestra mente, espíritu y alma con las sutiles pero potentes vibraciones sanadoras de un Solsticio de Verano, en donde el Sol está justo arriba de nuestras cabezas.

Con esto, a decir de uno de los maestros espirituales que más ha tocado mi corazón, podemos estar en sintonía con los cielos y atraer las bendiciones que tanta falta nos hacen en estos tiempos. Con el poder magnificador del intento podemos respirar prana o chi, espíritu divino o como se le quiera nombrar, para que la revivificación del Sol irradiando sobre nosotros durante este tiempo mágico, nos permita bendecir a la Madre Tierra, a nuestros semejantes, conocidos y desconocidos, a todos los aspectos de nuestra vida.

A través de nosotros, la Tierra abre sus puertas sanadoras y sus puntos de poder brindándonos su propia energía de renacimiento. Nosotros somos un recipiente entre el Cielo y la tierra, la Naturaleza y el Cosmos y, por lo tanto, lo que hacemos impacta tremendamente a toda la vida en todas partes.

La alineación del planeta a través del Solsticio de Verano se considera uno de los momentos más favorecedores, es decir, en donde las fuerzas del cosmos nos regalan, al dos por uno, aquello que estamos pidiendo en armonía para todo el mundo.

Este sábado podemos permanecer atentos, al menos por unos instantes, para unirnos conscientemente en un solo corazón, enfocándonos como conductos de amor, paz, luz, unidad, belleza, confianza y armonía, para nuestro amado México y para las vidas de los seres que nos rodean.

Estos momentos de la historia humana no son para flaquear, ni para bajar la guardia, mucho menos para dudar o perder la fe, sino todo lo contrario: son momentos en donde podemos levantar la mirada hacia aquello que nos falta ver, apreciar, integrar, resolver, perdonar, liberar, y amar, para poder actuar. La ayuda de los cielos nunca podría ser más necesaria y oportuna.

Esta ocasión puede ser la de celebrar el Solsticio desde donde estemos como una fiesta de luz, en nuestros corazones y en unidad con toda la vida. Por eso le invito a que se tome un tiempo y dedique lo mejor de usted a una corriente inmensa de #EfectoPositivo en alineación con el Sol.

No perdemos nada y podemos ganar mucho, muchísimo más de lo que imaginamos, pues recordemos que somos creadores de aquello que nos sucede individual y colectivamente. Tomemos con las dos manos la creación consciente de nuestra realidad en armonía con la inteligencia suprema y magnificada por el inmenso poder del Sol.

Nos encontramos unidos en el corazón este 20 de junio en la entrada de la Tierra a un nuevo salto de evolución, si así lo elegimos.

Lo más popular de Toño Esquinca...

Si pudiera

Una fábula

La sangre llama

Acción contra la depresión