website statistics
BLOG: Toño Esquinca
Manifestando con el Sol

Uno de los aspectos más importantes que debemos reaprender a ejercitar en estos tiempos de abruptos cambios, es el poder de manifestar los recursos que necesitamos para cumplir nuestros proyectos.

Por supuesto que la salud, traducida en el bienestar físico, mental, emocional y espiritual, es el eje para que nos ocupemos de un proyecto de vida completo; pero también es importante notar que el bienestar de recursos, más que estar en un tramo vertical, es parte del ciclo de nuestra existencia para realizar lo que vinimos a hacer.

Necesitamos tener algo para poder despegar hacia nuestra creación de realidad, y necesitamos también reconocer el modelo de abundancia incesante en el flujo del cosmos para poder reconectarnos con la verdadera naturaleza de la vida.

Muchas culturas y tradiciones espirituales tienen al Sol como el máximo emblema de esto, pues es la fuente de poder de la existencia en la Tierra, y saber imitar al Sol reubica al ser humano como fuente creadora. Trabajar con el Sol nos saca del papel de víctimas desprovistas para encaminarnos a ser fuentes para la consecución de la vida en toda la amplitud del concepto.

Haga el ejercicio de ver a su Ser como el Sol: generoso, bondadoso, incansable, inevitable, incandescente, luminoso, cálido, potente, inagotable. Medite en el Sol, piense en el Sol, sienta al Sol en su interior.

Trabajar con el Sol es tan sencillo como ser consciente de él afuera y dentro usted, y tan sólo este acto es en sí mismo una práctica espiritual profunda y poderosa. Desde la visión de la Cábala Universal el Sol nos conecta al corazón divino y a la verdad de Dios, sea cual sea nuestra religión o creencia, pues, como dice el sabio refrán, el Sol sale para todos.

Las plantas, los animales, los minerales, reciben la energía del Sol no sólo para sus procesos físicos, sino también como fuente de sabiduría, pues el Sol Es desde el inicio de los tiempos. Conectarnos con el Sol abre los portales de nuestra propia sabiduría y es un conducto sumamente directo hacia lo Divino.

Realice la práctica diaria de despertar pensando en el Sol, y si puede, contémplelo por unos minutos en la mañana y en la tarde antes del anochecer. Inspire al Sol, utilice el poder de su visualización para “tragarse” al Sol, verlo entrar por la coronilla y recorrer todo su cuerpo hasta la última célula y entre los espacios de todo su Ser.

Si siente pesadez, sombras, cargas, aletargamiento, estancamiento, lleve todo eso al centro del Sol, y al mismo tiempo traiga al Sol a todas las áreas de su vida que lo necesiten. Verá cómo el Sol hace milagros y cómo el Sol está tremendamente consciente de usted y, a decir de muchos sabios, todo lo que le brinde al Sol, le regresará multiplicado.

Personalice su relación con el Sol y siéntase como uno de sus rayos. ¿Se imagina qué podría lograr si fuera un rayo de Sol? No se limite en sus ejercicios creativos, y ponga su intento en que la sabiduría del Sol, sembrada en su corazón, puede abrir puertas, hacer visible lo invisible, hacer florecer semillas, y conectarse con el flujo ilimitado de todo cuanto requiera para realizar el camino trazado por su alma.

Hágalo con la misma fe que tenemos de que el Sol saldrá el día de mañana, y verá cómo poco a poco estará brillando como el Sol y manifestando todo lo bueno, magnificente y verdadero para usted y los suyos.

Lo más popular de Toño Esquinca...