website statistics
BLOG: Toño Esquinca
Mamás Alfa

En esta ocasión este espacio está dedicado a las Mamás Alfa. A esas mamás que son motor de propulsión y empuje de toda una tribu. Las que se parten de mente, cuerpo y alma cada día para resolver cómo harán para sus críos un mundo mejor desde que abren los ojos por la mañana.

Esas mamás que sacan recursos de todo tipo desde los rincones menos imaginados, para que todo este listo en tiempo y forma, para tener la vestimenta de la escuela como de corte real, y los alimentos en la mesa dispuestos para nutrir a sus futuros reyes y reinas.

A esas mamás que disciplinan, corrigen y enderezan el camino, asegurando que sus tesoros sean mujeres y hombres de bien, educados, amables, generosos y queridos donde sea. A esas mamás que se preocupan y se ocupan de que las uñas estén cortadas, las orejas bien lavadas, los dientes relucientes, las rodillas y los codos como lienzos, y el talante de gigantes.

A esas mamás que nos leen como un libro abierto y hacen que sintamos que alguien en el mundo nos conoce tanto que así estemos a mil kilómetros sabrán cómo estamos. A esas mamás que respetan tanto el crecimiento de sus futuros gigantes, que les dejan caerse, tropezar, darse de topes, y levantarse, para aprender de la experiencia. A esas mamás que no consienten el desparpajo, y guían con una férrea mano amorosa, para que seamos capaces de construir nuestros sueños con humildad y gratitud.

A esas mamás que además del trabajo de casa, cumplen pesadas jornadas para que nunca falte el sustento: esa es divina providencia y la capacidad de multiplicar los panes.

A esas mamás que con su ejemplo, inyectan intuitivamente los valores y los principios de las leyes unviersales, para que en la medida de lo posible, la vida no nos revuelque con la furia de la ley de causa y efecto. A esas mamás que, cuando la vida sí nos revuelca, nos esperan con la puerta de casa y los brazos abiertos, para cobijarnos con amor puro, y puro amor, y nos enseñan cómo es que se ama sin condiciones.

A esas mamás que son las más grandes cómplices para que nuestros anhelos se realicen, y cuya firma queda grabada en el contrato de nuestros éxitos.

A esas mamás que se derrumban por dentro, pero que siempre demuestran que a pesar de las grietas, se mantienen en una sola pieza.

A esas mamás que emprenden sacrificios impensables, literalmente, dando su vida por nosotros.

A esas mamás que tienen que alejarse porque saben que si están tan pegadas, las alas no podrían desplegarse, y respetan nuestro espacio sagrado para que podamos volar.

A esas mamás que con toda su prudencia y amarrándose hasta el alma, nos ven cometer errores garrafales como adultos, y mantienen intacto nuestro libre albedrío para que aprendamos a ser responsables.

A esas mamás que nos otorgan la más suprema protección que puede haber al bendecir nuestro bien intercediendo por nosotros ante lo que sea en lo que crean, para que el cielo sea bondadoso con nuestro destino, estén en este plano o en otro.

A esas mamás que se alejan pero que nunca se van, que siempre están, y que se encargaron siempre de que sus hijas e hijos supieran en carne propia que su decisión de traernos a la vida, fue el más grande regalo que alguien pudo habernos dado. A todas nuestras madres, a nuestras mamás Alfa, ¡gracias eternas!

Lo más popular de Toño Esquinca...

>