website statistics
BLOG: Toño Esquinca
Blog Toño Esquinca: Redes y dispositivos

Hoy en día, como seres humanos estamos enfrentando condiciones completamente nuevas, incluidas por supuesto, y muy desafortunadamente, nuevas enfermedades. Pero también estamos siendo expuestos a cantidades masivas e infinitamente más grandes de información que hace tan sólo un par de décadas, y con esto, estamos mucho más expuestos a la lluvia electromagnética de los teléfonos celulares, computadoras y cualesquiera otras tecnologías que funcionan por medio de ondas electromagnéticas.

Nuestro sistema inmune, ese gran mecanismo maravilloso diseñado para defender al cuerpo, está trabajando a marchas forzadas, no sólo por las nuevas epidemias, sino por lo acelerada que hemos hecho la vida y el uso excesivo de las tecnologías de comunicación.

La medicina actual considera al estrés como la principal causa de múltiples enfermedades, y aunque, en ciertos aspectos, las nuevas tecnologías pueden considerarse como indispensables para el trabajo o la socialización, debemos aprender a equilibrar su uso con nuestra capacidad de energía y de salud, de lo contrario, les estaremos dando mucho más de lo que en realidad podemos.

Haga una revisión de cuánto tiempo y a qué temas les dedica al utilizar su teléfono, tableta, computadora o videojuegos, y qué tanto de esto forma parte de sus actividades esenciales.

Así como ahora es tan importante cuidar lo que ingerimos como alimentos y bebidas para mantener fuerte el sistema inmunitario, es igual de relevante cuidar aquello que escuchamos, leemos en las redes sociales, e introducimos a nuestros pensamientos, pues, aunque usted lo dude, todas estas son altísimas fuentes de estrés, y cuando se tragan como oleadas de datos sin pies ni cabeza, sin estructura, sin sentido, y sin propósito, generan confusión, desorientación y demasiados pensamientos chatarra que sólo nos alejan más de escuchar a nuestra propia voz.

Aunque pareciera que son indispensables para vivir, nunca pierda de vista que, en realidad, no lo son. Que antes de eso está, primero que nada, la respiración, y después lo que sí nos mantiene vivos. Ponga siempre en una balanza eso a lo que le otorga más atención, tiempo y dedicación.

No desperdicie su precioso tiempo en cosas y asuntos que no lo merecen tanto, porque, aunque sí que le mantienen entretenido, jamás le regresarán un abrazo, afecto, calidez, enriquecedoras conversaciones, ni vínculos amorosos; en pocas palabras: ¡ni las redes ni los aparatos electrónicos se preocuparán ni se ocuparán de usted jamás!

Así que otorgue a estos el lugar que merecen y la dimensión que habitan. Nunca los use para remplazar aquello que siente que le falta, porque, aunque parezca que llenan el hueco, esto es mera ilusión, y el vacío de actividades creativas, de relaciones sanas, de contacto humano, de ocupaciones productivas, de hábitos de higiene, de deporte, de ejercicio mental, y de elaboración emocional, siempre estará ahí causando sus estragos en usted.

Por lo que más quiera: cuídese y cuide de los suyos, entre otras cosas, teniendo en mente que las redes sociales y sus dispositivos, al final de cuentas, forman parte de la nueva cultura popular, que cambia y seguirá cambiando con los tiempos, pero que lo importante, lo trascendente y lo esencial, siempre estará dentro de usted y en sus seres queridos.

Lo más popular de Toño Esquinca...