website statistics
BLOG: Toño Esquinca
Blog Toño Esquinca: La Voluntad de Dios

Hágase tu voluntad, o rendirse ante la voluntad de Dios, es una de las herramientas más poderosas que podemos tener cuando atravesamos adversidades que sobrepasan nuestro pensar, sentir y actuar, pues es un acto consciente para soltarlas y dejar que un poder mayor tome el control y nos soporte para salir avantes.

Sin embargo, es importante tener presente el principio de Dios como sinónimo de bondad, generosidad y misericordia infinitas, pues no es extraño que, por diversas razones, o por cómo nos ha golpeado la vida, mantengamos un resquemor o un temor respecto a que la voluntad de Dios puede ser lo más catastrófico, o justo lo opuesto a lo que queremos; pero aquí entra nuestro papel para asumir completamente la responsabilidad por nuestras creaciones.

Es como si nos regalaran una tela exquisita hecha de las fibras más finas, pero si decidimos cortarla y coserla arrebatadamente, sin el conocimiento, la dedicación y la elaboración que requiere para convertirse en una prenda magistral, de poco servirá haber tenido una materia prima tan refinada. Nuestra libre elección para actuar es lo que crea el abanico de posibilidades de aquello que nos ocurre o que nos deja de ocurrir.

Equiparar la voluntad de Dios con tragedias, desastres, muerte, sufrimiento, carencia, dolencias, e inarmonías, no sólo es injusto, sino impreciso. A veces, cuando en verdad nos rendimos a la voluntad de Dios, primero se remueven aquellas cosas o situaciones que estaban completamente fuera de la Ley del Amor, y que se mantenían ahí sólo por nuestra necedad y como el espejo para que en algún momento aprendiéramos que eso no era lo perfecto para nosotros ni para nuestro mundo.

Aunque no lo tengamos muy claro, la vida funciona con la Ley del Amor, y esto es lo que no debemos perder de vista para que entonces nuestra rendición tenga sentido, pues al alinearnos a esta ley, lo que realmente ocurre es que estamos intencionando que la salud y las cosas buenas lleguen a nosotros y a nuestros seres queridos.

Cuando ponemos nuestros asuntos en manos de Dios y lo hacemos con la noción de que la inteligencia suprema siempre buscará el bien mayor, nuestra confianza se amplifica, y con esto reforzamos tremendamente que el #EfectoPositivo ocurra en nuestras vidas.

Una de las maneras más comunes con las que nos podemos rendir a la voluntad suprema es por medio de la bendición, o bien-decir, para todo lo que nos rodea, pues al bendecir a alguien, a algo, o a nosotros mismos, estamos decretando que las virtudes de la Ley del Amor y de las Leyes Universales, y nada menor a ellas, se manifiesten como la verdad para cada aspecto del Ser.

Por naturaleza, la Divinidad es salud perfecta, belleza, creatividad, comunicación, inteligencia, paz, misericordia, perdón, provisión, armonía, y todas las cualidades que nutren al espíritu humano. En este sentido, es posible dejarnos caer, en el mejor sentido de la expresión, y confiar plenamente en que la inteligencia suprema siempre acomodará las piezas de la mejor y más delicada forma posible.

Realice el ejercicio de revisar cuánto de lo que usted dice ya no querer más y que sigue en su escenario, está porque usted no se ha resuelto a dejarlo en manos de aquello que es en sí mismo la sabiduría, el amor supremo y la fuente de todo lo que existe.

Lo más popular de Toño Esquinca...

Si pudiera

La sangre llama

Una fábula

Acción contra la depresión