website statistics
BLOG: Toño Esquinca
Alta Frecuencia

El pasado 4 de abril muchas mentes y almas alrededor del mundo se unieron para orar y meditar por el planeta. Pocas veces se han hecho convocatorias y grupos tan grandes de personas que deseen estar en unión para elevar una plegaria o poner su intención en que la frecuencia de la Tierra pueda elevarse para subsanar eventos como el que comenzó con esta pandemia.

La marca sin precedentes que nos deja como humanidad reverberará por muchísimos años en adelante, y también se convierte en una indudable SEÑAL para el movimiento hacia la dimensión siguiente que yace en el centro del corazón. Las mediciones del Heart Math Institute en California, han precisado que la frecuencia del corazón es mucho más estable y coherente, pues representa el amor y la compasión, es decir, el cielo y la Tierra en UNIDAD.

La era conocida como Kali Yug, o Era de obscuridad, es al mismo tiempo un portal en donde muchísimas almas sumamente evolucionadas han elegido para renacer, así que esto refuerza la idea de que tenemos una espléndida oportunidad en las manos, si así la queremos tomar.

La meditación global fue medida por diversos grupos para comprobar que la intención de cientos de miles de seres unidos para formar una resonancia específica, cambian la frecuencia Schuman, obedeciendo a la ley hermética de vibración, que sostiene que todo está vibrando, todo el tiempo, pues todo está creado de átomos y de energía.

Por eso es que del estado de nuestros pensamientos, palabras y acciones depende la realidad que creamos, pues funciona como una impresora a la que le enviamos la información que queremos plasmar. Es ahora, ya, no mañana, sino hoy, aquí, en el presente, que necesitamos elevar nuestra frecuencia y ser generadores de cambio a través de la Luz.

Ya sea que haga una oración sincera, que dé las gracias al despertar, que cambie la actitud con la que vivirá su día, que se alimente de información que le eleve el espíritu -al menos una frase al día-, que logre deshacer uno de sus prejuicios, que escuche música que expanda su Ser, que haga espacio para un acto bondadoso, que dedique al menos 30 minutos a hacer algo que le haga verdaderamente feliz, que suelte alguna de sus resistencias a toda la bondad y la riqueza de la vida.

Que cante o baile desde lo más hondo de su alma, que se deje conmover por lo que siempre da por sentado, que escriba una lista de decretos propios: lo que usted se desea a usted, o cualquier acción creativa que le permita elevar su vibración, le posicionará en un espectro de frecuencia distinto y, por consiguiente, estará en el espacio de experiencias que jamás había vivido, pero sobre todo, abordará la ruta a vibrar en unidad con toda la vida.

Reconózcase como una gota del océano infinito del cosmos y, por lo tanto, compartiendo la misma sustancia de todo lo que Es. Jamás se deje dividir ni separar, declare su derecho a Ser, y a estar en Unidad. Como siempre lo digo, no me crea: experiméntelo por usted mismo y verá como cuando nos movemos de frecuencia, o para abajo o para arriba, todo cambia como por arte de magia a nuestro alrededor.

Lo más popular de Toño Esquinca...

Si pudiera

La sangre llama

Una fábula

Acción contra la depresión