website statistics
BLOG: Cristina Tenorio
Vestidos y Alborotados
  • 64
    Shares

Tanto músicos como sus seguidores quizás han tenido la mala suerte de quedarse en alguna ocasión vestidos y alborotados. Sí, de esas veces que te preparas para el concierto, ensayas todas las canciones una y otra vez para saberte todo el repertorio de memoria y poder cantarlo con todas las fuerzas el día del show, y de repente, horas antes de que inicie o incluso a medio concierto, algo sucede y se cancela.

Es tanta la expectativa y emoción que a veces no entendemos o aceptamos que el show se cancele por cuestiones de salud del artista o incluso cuestiones ajenas a ellos, por ejemplo, la seguridad del evento. Los rockeros seguramente recuerdan el accidente que tuvo James Hetfield en 1992, cuando a medio concierto hubo un problema con la pirotecnia lo que le causó quemaduras de segundo grado en el brazo por lo cual tuvieron que cancelar su participación y disculparse con los asistentes. Afortunadamente la pirotecnia no lastimó a nadie del público.

En esta misma línea de la falta de seguridad, basta recordar el Love Parade, realizado en Alemania, el cual no sólo era un festival de música electrónica sino que se proponía ser una manifestación pacífica. El festival se popularizó tanto que se llevó a países como Estados Unidos, Argentina, Australia, Venezuela, Chile y México. En 2010, Duisburgo en Alemania, fue la sede dónde se reunieron aproximadamente 1.4 millones de asistentes, la capacidad del lugar había sido sobrepasada y se decidió no permitir el acceso a más gente. Cientos de fans enojados no respetaron las medidas de seguridad impuestas y el caos invadió con una avalancha humana que terminó en tragedia. Ésta fue la última edición del Love Parade.

Alrededor del mundo se han presentado casos similares en dónde los conciertos se han suspendido por falta de seguridad tanto de los músicos como de los asistentes. Otro caso fue de Megadeth quienes cancelaron un concierto en Paraguay que llevaba pocos minutos de empezado ya que las barricadas de seguridad eran insuficientes para la cantidad de gente que había. La reacción de muchos fans fue de enojo quienes arrojaron objetos de metal y botellas al escenario.

Claro que nuestra reacción inmediata cuando se cancela un concierto es de molestia, pero ¿es esta causa suficiente para dejar de seguir y apoyar a un artista? ¿El show debe continuar pase lo que pase o mejor nos quedamos vestidos y alborotados? ¿Qué opinan?

  • 64
    Shares

Lo más popular de Cristina Tenorio...