website statistics
BLOG: Toño Esquinca
¿Qué tan felices somos?

Aprovechemos este 14 de febrero para reflexionar sobre la felicidad ya que se celebra uno de los aspectos de la vida al que más se le achacan motivos para la dicha o la plenitud. A finales de los 80 el Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford realizó un estudio llamado Inventario de la Felicidad. Uno de los resultados que arroja es que por supuesto es fundamental que se cumplan los elementos fisiológicos determinantes para una condición de química cerebral de bienestar y para el equilibrio psicoemocional que permitan percibir la realidad de una manera objetiva y sin depresión o ira profundos.

Otro buen tanto les corresponde a las condiciones de bienestar material: casa, vestido y sustento. Llama la atención que tener o no este basamento marca una tremenda diferencia en la escala de felicidad. Es decir que no tener las condiciones fisiológicas o materiales que representen equilibrio, armonía y bienestar, es categórico para el inventario de felicidad, más bien podría ser todo lo contrario: un inventario de infelicidad.

Pero una vez cubiertas estas condiciones existe muy poca diferencia entre lo que denominamos como ser o no ser felices. Quiere decir que cuando somos conscientes de aquello que tenemos y también de lo que no tenemos, podemos encontrar que somos o podríamos ser mucho más felices de lo que creemos. Cuando somos capaces de abordar más tesoros internos: joyas intelectuales, emotivas y de crecimiento interno, tenemos una extensión prácticamente infinita de posibilidades de felicidad.

Por eso es muy interesante hacer este inventario y descubrir qué tan dichosos ya podríamos ser tan sólo por darnos cuenta de aquello que ya nos ha sido dado o que ya hemos alcanzado. De hecho, es la sombra nebulosa de una expectativa futura, muchas de las veces, construida de aspiraciones ajenas y demasiado apegadas a lo meramente externo, la que puede llegar a eclipsar prácticamente todo nuestro presente.

El estudio plantea preguntas a una serie de indicadores como: lucir atractivo, despertar descansado, tomar decisiones fácilmente, sentirse saludable (no sólo serlo), estar alerta mentalmente, capaz de organizar su tiempo, estar satisfecho con uno mismo, estar en control, provocar un efecto alegre en los demás, creer que la vida es gratificante, comprometido e involucrado con un plan de vida propio y con causas ajenas al servicio de otras personas, tener recuerdos felices, creer que la vida es buena, encontrar cosas divertidas, reír mucho, creer que la vida tiene sentido y propósito, haber hecho cosas que se querían realizar, creer que el mundo -el Ser humano- es bueno, encontrar la belleza en las cosas, ser optimista, ser personas cálidas para los otros, saber divertirse con los demás, ser una buena influencia, y algunos otros factores más.

Le propongo hacer el ejercicio de describir algunos de estos temas desde su propia historia y verá que se va a sorprender de encontrar qué tantos elementos para sentirse feliz ya tiene en su haber. Con esta reflexión podremos notar también el peso que tiene lo que forma parte de nuestro universo interno: cómo nos sentimos, la actitud mental que tenemos, la manera de ver al exterior, y cómo nos relacionamos.

Según este estudio, pero también por la experiencia de cada uno de nosotros, sabemos que aquello que perseguimos para ser felices en realidad no tiene mucho que ver con nuestras pertenencias más allá de lo necesario e indispensable, ni con la acumulación de objetos, títulos, dominio sobre otros, o con la imagen personal que queremos demostrar a los demás. Somos mucho más felices de lo que pensamos, porque tenemos muchas más riquezas de las que concebimos.

Lo más popular de Toño Esquinca...

Si pudiera

Una fábula

Acción contra la depresión

¿Trofeos sin humildad?