website statistics
BLOG: Toño Esquinca
Primavera 19

La primavera es la estación del año que más nos evoca el renacimiento de todo lo que puede florecer, dar vida, y comenzar en un ciclo con todo el poder vital detrás. Casi todas las tradiciones de los sabios ancestros de razas raíz hablan de la magia contenida en el ciclo de la Tierra en donde se pasa de un estado de hibernación a uno de florecimiento. Es justo en esta etapa que la Madre Naturaleza nos da un gran empujón para el auge de nuestros sueños o de aquello que hayamos sembrado con creces.

En términos de geometría sagrada la primavera se relaciona con el tetraedro y el elemento fuego, aquello que abre, que rompe, que germina, que marca una brecha; también con la energía sexual o el poder creativo, entendiendo que la sexualidad no solamente significa procreación biológica, sino de ideas, de inspiraciones, de la salida a la luz a un proyecto de vida, nuestro propio sendero de manifestación de lo bueno de la creación sembrado en cada una y uno de nosotros; así como con nuestro poder magnético, de atracción de todo lo que queremos o de repeler aquello que no queremos.

La primavera es la ocasión -literal- de renacer y de poner en práctica todas las ideas en órbita, todas las proyecciones que realmente queremos materializar con nuestro esfuerzo continuado y acciones dirigidas, claras y contundentes como el fuego.

Por eso todas las herencias espirituales del planeta rinden tributo a esta faceta de la Madre Tierra en alineación con aquello que nos beneficia para volverlo a nuestro favor. Cada estación tiene una función y es dotada con su propia y única belleza y esplendor, pero la vista panorámica tan característica de la primavera hace que sea inevitable sonreír, admirar la belleza de la explosión de colores, sabores, texturas, olores e inspirar hondo.

Así que es posible sintonizarnos con esta energía para usarla a favor y despertar nuestra primavera interior. La primavera es la estación idónea para salir de depresiones, de letargos, de estancamientos, de toda energía oscura, encerrada, guardada en el baúl, de melancolías chiclosas, de patrones mentales que hacen repensar lo mismo una y otra vez, de la inacción, de lo inviable, de lo burdo, de lo torpe, de lo viejo y obsoleto, de formatos pasados y de historias que ya no sirven más a nuestro más elevado crecimiento.

La primavera abre paso a la consecución de objetivos para que el verano venga con toda su carga de placer, de buena salud, de gozo y satisfacción, pero nada de esto es posible si no invertimos tiempo, esfuerzo y recursos en generar y crear aquello que queremos hacer posible.

Afortunadamente para todas y todos, estamos viviendo un tiempo en el cual las posibilidades de realización se han diversificado muchísimo, los tipos de vida y de familia, estilos de ser y maneras de plenitud: eso también es una primavera humana.

Sintonicemos pues con esta sinfonía cósmica para refrendar nuestra fuerza vital y utilizar nuestro poder y potencial para beneficio de nosotros mismos y de todo lo que nos rodea. Bienvenida sea la Primavera 2019 y que haya amor, verdad, belleza, confianza, armonía y paz. Que todo cuanto emprendamos en esta primavera sea en beneficio de toda la vida en todas partes. 

Lo más popular de Toño Esquinca...

Si pudiera

Una fábula

Acción contra la depresión

¿Trofeos sin humildad?