website statistics
BLOG: Toño Esquinca
Individuos
  • 84
    Shares

La palabra individuo viene del latín individuus, que quiere decir indivisible. Paradójicamente describe que un individuo es indiviso del todo, o sea, no separado, unido, unificado. Este concepto nos abre la visión a una perspectiva de unidad, de que a pesar de tener un cuerpo independiente, no estamos des-unidos, o aislados de todos y de todo lo demás. Concebirnos de esta manera automáticamente nos invita a ver no solo a las personas, sino a los seres vivientes, y a la naturaleza como extensiones de nuestro propio ser y nuestro ser como extensiones de ellos, que es justamente la perspectiva de los pueblos originarios del planeta cuya sabiduría tiene muchas de las llaves para nuestros caminos de reunificación. Creíble o no, a los individuos nos cuesta vidas y vidas de evolución lograr conectar con el todo unificado. Las que en muchas tradiciones se denominan como almas jóvenes son individuos que, a pesar de pertenecer al todo, están aún moviéndose en un ámbito muy pequeño y básico, procurando sólo su supervivencia y actuando como si en verdad fueran seres separados.

Y es natural que lo hagan, pues las leyes universales que nos abarcan sólo pueden aprenderse a través de la propia experiencia. Sin embargo existe una manera de cooperar con esa parte del todo, que al final somos todos, para proyectar el mecanismo de estas leyes que ejercen todo su rigor se conozcan o no. Normalmente las almas jóvenes aún funcionan desde un pensamiento ego-centrado y de mera satisfacción de necesidades físicas, y si aún no saben que lastimar una parte de la creación es hacerlo consigo mismas, pueden llevarse muy malos ratos y aprender por el camino empedrado. El concepto de mejora, igualdad y bienestar siempre debe apuntar hacia arriba, es decir, a que el todo en su conjunto suba una escala, no pretender que el todo baje y se ajuste a aquello que está retrasado o aún en ciernes del aprendizaje de estas leyes.

Por ejemplo, si alguien ignora que dañar al prójimo vendrá como boomerang en su camino, sería un retroceso que quien sí lo sabe ahora dañe para acompañar con la complicidad; muy al contrario, siempre debemos unos a otros impulsarnos hacia la siguiente nota en todos los ámbitos de la vida procurándonos aún más salud, inteligencia, conocimiento, bienestar, arte, refinamiento, abundancia, provisión, gozo, armonía, belleza, y nunca bajar para solidarizarnos, sino promover que los demás suban, en el mejor de los sentidos. Todos individuos, es decir, indivisos, todos en uno, todos como uno, por eso es que como en un cuerpo, aquellas células sanas y en funcionamiento perfecto al orden de la naturaleza son las que deben contagiar y magnetizar al resto para que funcionen en un conjunto armonioso y sustentable principalmente por medio del ejemplo y la inspiración, pues por más discursos o retórica, es cómo nos expresamos, cómo pensamos, cómo sentimos, cómo nos comportamos, y aquello que hacemos lo que marca la pauta para aquellos que nos rodean.

Si usted ya tiene dentro de sí esa vocecilla sabia que le reza que usted es un indiviso con aquello que ve al exterior, procure dar lo mejor de sí y ser un ejemplo claro y nítido de las virtudes humanas, como aquellas almas viejas que alguna vez inspiraron su camino y por quienes fue o ha sido ayudado para encontrar un sendero de bondad y suavidad en la experiencia de la vida en donde todos estamos conectados y así, subimos, evolucionamos y nos iluminamos juntos.

  • 84
    Shares

Lo más popular de Toño Esquinca...

Si pudiera

Una fábula

Acción contra la depresión

¿Trofeos sin humildad?