website statistics
BLOG: Marianna Santiago
Datos curiosos sobre las manzanas
  • 4
    Shares

Mucho antes de que las manzanas fueran recomendadas como parte  importante de la alimentación, se caracterizaban por aparecer en leyendas antiguas, cuentos fantásticos y en pasajes bíblicos. Hoy en día forman parte de nuestra cultura gastronómica y en distintos países son elegidas como la fruta favorita.

Por aquí algunos datos sobre las manzanas que tal vez desconocías

 

Hay  menos variedad en el Siglo 21

En el comienzo de los años ’90, existían más de 14.000 variedades distintas de manzanas que crecían en campos norteamericanos. Hoy en día, el número disminuyó a 2.500 a lo largo de los 50 Estados.

 

Son originarias de Asia

Originalmente eran cultivadas en Asia Central y son ancestrales. Investigaciones científicas demostraron que hay evidencia de dibujos en las cavernas que indican que las manzanas eran consumidas durante la edad de piedra.

 

Son populares desde la antigüedad

Los griegos y los romanos acostumbraban a cultivar manzanas. La receta más antigua con esta fruta como ingrediente viene de un libro de la antigua Roma llamado The Art of Cooking, en el que explicaba cómo hacer puerco acompañado de manzanas.

 

Algunas son mejores para beberlas

En tiempos coloniales, muchos granjeros alemanes y británicos solían plantar manzanas que se utilizaban únicamente  para convertirlas en sidra.

 

Los que más producen están en Estados Unidos

Los grandes productores de manzanas están en Washington, Nueva York, Michigan, Pennsylvania y California. Cada año cosechan 48.000 toneladas de esta fruta.

 

El consumo en números

Los norteamericanos consumen muchas manzanas y en todas sus formas: hace tres años, el promedio anual por persona era de 44 libras. De jugo de manzana y sidra era de 22 libras por año, mientras que de manzanas frescas, solo 16

  • 4
    Shares

Lo más popular de Marianna Santiago...

Hot Cakes y proteína

3 ejercicios para aumentar tu felicidad

4 snacks saludables para tu día

Consejos para que los tacones no te hagan sufrir