website statistics
BLOG: Mónica López
Conectar el corazón con la boca

La idea fundamental de semana y deberíamos tomarla en cuenta todos los días, es que si una persona habla negativamente, especialmente si habla negativamente sobre otra persona, crea todo tipo de oscuridad. En la antigüedad, solía aparecer físicamente como tzaraat (lepra), pero hoy en día no aparece así. Sin embargo, los Kabbalistas nos enseñan que, de todos modos, se provoca un daño espiritual cuando una persona habla negativamente.

El Zóhar dice que cuando una persona habla, ve o piensa negativamente sobre otra persona o sobre sí mismo, sus plegarias no llegan al cielo, al Creador, a la vida ¿Por qué? Primero que nada porque cuando estamos en un lugar oscuro nuestras oraciones y nuestro trabajo espiritual no pueden conectarnos con la Luz. Pero, también hay algo más profundo que eso.

No hay oscuridad, negatividad, enfermedad, ni problema que nuestra alma no pueda resolver o corregir. No hay nada, ninguna fuerza o poder en este mundo que logre detener el poder de nuestra alma.

Pero cuando una persona ve o habla de manera negativa, sofoca la fuerza de vida de su alma y luego su alma ya no tiene poder para orar, hacer milagros o cambiar las cosas. Eso es lo que tenemos que entender. Nuestra alma, en su estado actual, tiene la habilidad de hacer todo, cambiar todo, hacer milagros y cruzar cualquier puerta. Sin embargo, sofocamos la vida de nuestra alma y, en consecuencia, pierde su fuerza, su poder y sus habilidades.

Cuando decimos que el corazón no le ha dicho a la boca significa que a nuestro corazón, que representa nuestra alma y su poder innato, no se le ha permitido revelarse y manifestarse a través de nuestra boca ni de nuestros actos.

Cada vez que vemos, pensamos o hablamos negativamente sofocamos la fuerza de vida de nuestra alma y, entonces, no podemos hacer nada. Podemos creer que estamos orando, que estamos enseñando o ayudando, pero no hay Luz, no hay poder ni fuerza allí. El corazón no le revela su poder a la boca. No manifiesta su poder. Eso es lo que estamos haciendo, por eso es que aún hay oscuridad y estamos en el exilio, porque estamos sofocando la fuerza de vida de nuestra alma a través de nuestros actos, pensamientos y palabras negativas diarias.

No tenemos que crecer ni hacer cosas maravillosas. Sólo tenemos que dejar de sofocar la vida de nuestra alma, de esta manera, su naturaleza

y habilidad innata se manifestarán. Así se revelará completamente el corazón, el alma, a través de la boca.

Lo más popular de Mónica López...

El Amor Incondicional

La Importancia de las relaciones

El precio de la codicia

Fuera de Nuestras Máscaras

Deja un Comentario